Estamos presenciando cómo las empresas que articulan el mundo físico con la tecnología digital son las protagonistas de la transformación digital. Están dando origen a nuevos modelos de negocios, nuevas maneras de intermediar y desintermediar los mercados y aproximaciones cada vez más sofisticadas para conocer, anticipar y responder a las necesidades de sus clientes. Según un informe del 2017 de MIT, las empresas que le están apostando estratégicamente a la transformación digital, son un 26% más rentables que las que no lo hacen. Del otro lado están las empresas que no se están transformando digitalmente, que tarde o temprano podrían ser excluidas de los mercados por nuevos competidores, un ejemplo muy reciente: Almacenes Tia, quien fue pionero del retail en Colombia, ya no existe más.

En la conferencia central de Citis 2017, Enrique Ortegón, Director General de SalesForce para el Caribe y América Latina, afirmaba que la transformación digital no es una opción, es un imperativo, básicamente porque se está cambiando radicalmente la forma en que de ahora en adelante se hacen los negocios. Y si bien hay iniciativas de transformación digital en las empresas, también nos mostró que la principal barrera está en que estás iniciativas no son apuestas estratégicas, sino que son desarrollos en silos.

Para una gran mayoría, la transformación digital se concreta en los procesos al interior de una organización que pueden ser automatizados, buscando el mejoramiento y la eficiencia de las operaciones internas. Esta visión de transformación digital consiste en la apropiación de tecnologías, tales como transporte autónomo, automatización, robótica avanzada, software a la medida, computación en la nube, entre otras. Esta visión, en síntesis, ve la tecnología como habilitadora para la optimización de costos.

En Trendsk, denominamos este proceso digitalización. Y aunque la búsqueda de la eficiencia y la optimización de costos es una estrategia importante e ineludible, la trampa está en que las capacidades organizacionales no se reconfiguran sino que siguen siendo las mismas y se siguen aplicando en la solución de los problemas de eficiencia de una cadena de valor lineal.

Otra visión de la transformación digital consiste en ver la tecnología como facilitadora de la creación de nuevas formas de ofrecer, entregar y capturar valor. El esfuerzo de apropiación de la tecnología no es solo la eficiencia (que es sin duda, importante) sino en la diferenciación y personalización de las múltiples interacciones que se tejen con los clientes, proveedores y grupos de interés que están relacionados en una red compleja de intercambio de valor. Esta visión, en síntesis, ve la tecnología como habilitadora para la evolución del modelo de negocio.

En Trendsk denominamos este proceso Evolución de negocios Digitales en tanto que la estrategia de creación, entrega, captura de valor propicia una reconfiguración de capacidades, en la que la apropiación de tecnologías de oportunidad es la clave. Cuando una empresa toma la ruta de crear nuevo valor económico, está dando pasos para su madurez digital y llegar a niveles de rentabilidad más altos que las empresas que sólo se optimizan.

Los expertos dicen que las empresas que se transformen digitalmente desplazarán del mercado a las empresas menos competitivas. ¿Usted ya está evolucionando su mindset de negocios?

Clara Mejía Silva